Testino,M,AltaModa, DSCN8083

Mario Testino (Lima, 1954) es uno de los más renombrados y creativos fotógrafos de moda en la actualidad, al nivel de Annie Leibovitz (Waterbury, Connecticut, 1949), y del colombiano Ruvén Afanador (Bucaramanga, 1959). Mario radica entre Londres, y viaja por Nueva York y París y por donde el trabajo fotográfico de modas le lleve.

Ha publicado entre 1998 y 013, trece libros y ha realizado varias exposiciones de su obra fotográfica y ha establecido en Lima, en una casona restaurada del barrio de Barranco, la Asociación Mario Testino, MATE, con sede en la Av. Pedro de Osma No 409.

La MATE presenta estos meses la más reciente exposición del fotógrafo titulada “Alta Moda” que está acompañada por un libro con el mismo título. La muestra la componen 37 grandes imágenes fotográficas de individuos y grupos, hombres y mujeres, ataviados con atuendos tradicionales La peculiaridad de esta exposición es que el fotógrafo realizó varias sesiones de tomas de vestuario “tradicional” de la región de Cusco realizado durante la década de los 1930, por artesanos de “Filigranas del Perú”, en épocas en que se pretendía fijar los prototipos del atuendo indígena y mestizo. Las tomas tienen como común denominador, además del vestuario de época, que el fondo usado para las mismas es una réplica tardía de uno de los fondos utilizados por el afamado fotógrafo puneño Martín Chambi (Coaza, Puno, 1891 – Cuzco, 1973), activo en Cusco entre 1920 y 1950.

Esta exposición y las imágenes del libro tienen la peculiaridad de que el fotógrafo ha sido sobrecogido por los atuendos tradicionales y el fondo, estableciendo un innegable vínculo con Martín Chambi y los fotógrafos del sur andino.

Con motivo de la exposición “Alta Moda”, MATE organizó un ciclo de conferencias, sobre Fotografía histórica en el sur andino; que se realizó los días 11, 12, 18, 19 y 22 de junio.

El historiador e investigador Jorge Villacorta, expuso los primeros dos temas:

–       Orígenes del arte fotográfico en el sur andino peruano: la tradición del retrato artístico y el nacimiento del paisaje.

–       Max T. Vargas y Emilio Díaz y sus discípulos en pos de una fotografía moderna: Belleza y fotogenia.

Pedro Querejazu expuso el día 18 el siguiente tema:

–       La obra fotográfica de Luigi Doménico Gismondi, con base en el libro de su autoría titulado Luigi Domenico Gismondi. Un fotógrafo italiano en La Paz, La Paz, 2010.

Andrés Garay Albújar, junto con Herman Schwarz y Ricardo Bedoya, expusieron sobre:

–       El indio retratado: el estudio de Martín Chambi en Cusco.

–       De la foto a la cinematografía: de los Nocturnos del “Estudio de Arte Vargas Hnos” al Cine-club Cusco.

Respecto a los rasgos comunes que pudieran existir en la fotografía antigua del sur andino, creo que la fotografía sur andina es bastante uniforme, como la de otras partes del planeta. Respondía a patrones sociales y culturales bastante estandarizados, dentro de sociedades étnica, económica y culturalmente estratificadas. Todos los fotógrafos respondían a las mismas exigencias profesionales y sociales. A la clientela en general le daba igual cualquier fotógrafo, aunque la calidad de producción de cada uno fue determinante para trabajar con la clientela más selecta.

La originalidad se puede apreciar a posteriori, cuando los estudios de la obra individual de tal o cual fotógrafo permiten percibir tanto la enorme calidad profesional de su trabajo, como las peculiaridades de la mirada personal de cada uno de ellos.

En todo caso creo que la originalidad está en que cada uno de estos fotógrafos estaba registrando su mundo circundante, haciendo registros conscientes de que los hacían; en momentos todavía no afectados por la mundialización de la cultura.

 

Por otra parte, en cuanto a la técnica, no creo que se hubiese dado un aporte verdaderamente original por los fotógrafos en esta región y en esa época. Creo más bien que los fotógrafos estaban atentos y llevaban al límite lo que la evolución y avance de la tecnología fotográfica ponía a su disposición.

La originalidad está en cómo resolvieron esas limitaciones técnicas y en cómo miraron el mundo que les rodeaba.

Aunque ya hubo fotógrafos activos registrando a las personas y los paisajes desde mediados del siglo XIX, las limitaciones tecnológicas fueron al principio muy grandes, miradas desde la perspectiva actual. Creo que la tecnología fotográfica dio grandes pasos a fines del siglo XIX y principios del XX. Eso coincidió con la actividad de numerosos fotógrafos que hacían su trabajo sacando el jugo a la técnica y con criterios profesionales por entonces muy establecidos en patrones que ellos aplicaron añadiendo su mirada personal.

En cuanto al aspecto conceptual, pienso que los fotógrafos respondían a la mentalidad imperante en la época que se tradujo en una mirada particular en la medida en que ellos se movían en ámbitos regionales y locales.

En cuanto a la percepción y registro de la moda y de los atuendos tradicionales, es innegable la relación entre la propuesta de “Alta Moda” y el trabajo de registro social de fotógrafos de principios del siglo XX como Luigi Domenico Gismondi. Hay que considerar que la fotografía de moda responde por definición a montajes escénicos en los que se destaca como tema el vestuario de diseño presentado por modelos cuyo papel es el de maniquíes autómatas.

Luigi Domenico Gismondi realizó montajes y puestas en escena de individuos y grupos ataviados de manera característica y propia que, aunque no pretendía mostrar moda, sí pretendió mostrarlos como personajes peculiares con atuendos característicos y propios, con fuertes indicadores de género, generación, rango e identidad local. La mirada conceptual con que se hicieron esos montajes tiene características taxonómicas y universalistas.

La exposición “Alta moda” de Mario Testino es una re escenificación con atuendos femeninos y masculinos tradicionales, confeccionados hace varias décadas atrás y que ya respondían a estereotipos uniformadores. La exposición “Alta Moda” como tal es una producción fotográfica de gran calidad en que se enfatiza la escena en la que el vestuario es presentado. En términos conceptuales es, por un lado, retro, ecléctica y, por otro, característicamente contemporánea y actual.

Durante la Colonia se produjo en América y especialmente en la región andina sur un arte innegablemente vinculado a las tendencias y dictámenes de la estética y los conceptos imperantes en Europa en general y en la Corte de Madrid en particular. No obstante, en la región sur andina se desarrollaron temáticas y propuestas conceptuales que respondieron a las realidades locales, produciendo resultados de carácter híbrido, algunas veces basados en el sincretismo religioso y cultural, produciendo como resultado un arte propio de muy alta calidad y originalidad.

Es posible establecer un paralelismo entre los artistas coloniales sur-andinos y los fotógrafos activos en esa región durante el primer tercio del siglo XX. Creo que esa analogía es también aplicable a la obra actual de Mario Testino en general y a su obra “Alta moda” en particular.

Así como los movimientos artísticos europeos constituyeron modas que respondieron a realidades culturales, económicas y sociales específicas, así las tendencias de la moda actual van cambiando respecto a las realidades contemporáneas y están sujetas a las influencias y tensiones culturales, económicas y sociales de hoy. Dentro de la realidad de la mundialización de la cultura se buscan constantemente referentes de identidad.

Mario Testino con su visión y fotografía registra ese mundo por un lado constante y por el otro constantemente cambiante. Él registra los diseños individuales de otros autores para hacerlos universales dentro de los ámbitos de las elites económicas y culturales eurocéntricas del mundo globalizado.

Creo que en el momento actual es muy difícil hablar de una moda con raíces de lugar. Vivimos en momentos del pensamiento post-postmoderno, la globalización de la economía y de los medios de comunicación así como la mundialización de la cultura.

Creo que sí se puede hablar de una moda sustentada en la mentalidad y en la cultura de los países de América Latina. Sin embargo, las manifestaciones de esa mentalidad son muy sutiles más allá de las referencias localistas que pueden ser de tendencia retro con base en localismos peculiares cuya reproducción sin el sentido que les dio origen puede resultar banal. Todo esto se ve atravesado y eventualmente cuestionado con el apropiacionismo de temas, modelos, diseños, patrones que afectan a la moda actual. A esto se añade la casi desesperación por la originalidad que como tal, hoy por hoy, pareciera imposible.

____________________

Parte de las ideas aquí expuestas se publicaron en una entrevista escrita por el suscrito, en: http://www.imedia.pe/custm/notas.php?cod=2023790&pass=ebfe5924bc8 Ver también: http://www.imedia.pe/custm/notas.php?cod=2010099&pass=8d055c7e786, http://www.imedia.pe/custm/notas.php?cod=2009814&pass=887e8ba5f9d

Advertisements