Image
Invitación

La exposición titulada Caminos y Sueños está compuesta por 63 ampliaciones en color, de 60 x 90 cm., montadas con passepartout en marcos de aluminio, con vidrio difuso. Los temas están agrupados como sigue: Génesis (9), Las primeras culturas (4), La Colonia (17), La República (17) y El cambio (16).

Las fotografías están acompañadas por un texto introductorio del autor y, además, cada foto tiene al pie un título y una leyenda alusiva al tema. Las leyendas son frases recogidas por el autor de las bocas de los mayores, sabios, y ancianos de los pueblos originarios del país y también de poetas de varias ciudades y regiones.

Soria no ha querido dejar que cada visitante haga su propia interpretación de las imágenes a través de su propia realidad, sus propios caminos y sueños. Por el contrario, ha querido dirigirlo, con un sentido pedagógico y moralista. Por otra parte, la muestra tiene un sentido paternalista, asumiendo el rol de dar voz a los sin voz.

Creo que la propuesta del guion es maniquea y fundamentalista muy dentro de la “ideología” del gobierno actual. Pone los temas 1 y 2 como una visión romántica del paraíso terrenal; en contraposición afirma que los tiempos de la Colonia y la República han sido infernales, y sugiere que “El Cambio” es un retorno a un nuevo paraíso. Ese maniqueísmo pone las situaciones de los extremos contrapuestos de blanco y negro, sin considerar los infinitos matices de gris que hay entre ambos, como la realidad misma demuestra, como han sido todos los pasados, son todos los presentes y serán todos los futuros.

La sensación que produce al mirar la muestra es de “déjà vue”, es decir “ya visto”. Esto se debe a que al menos la mitad de las fotografías ya han sido mostradas por el autor en otras oportunidades (además de que aparecen también en sus libros).

Por lo expuesto, recomiendo al público hacer una doble visita a la exposición. Primero mirar solo las fotografías sin leer los textos, apreciar su contenido, su expresividad, su estética y construirse un discurso propio. En la segunda visita, leer los pies de foto y después volver a mirar las imágenes. El reto será ver cuánto coincide o no la lectura que cada quién hizo de las imágenes con respecto de la que impone el autor.

El exceso de texto hace una exposición pesada. Esa sensación se agrava por el montaje con vidrio difuso, no reflejante, que opaca las imágenes, les quita el contraste y la resolución, merma el impacto visual de lo prístino de las mismas.

Image

En todo caso es una exposición que, textos o no textos y vidrio difuso o no, sí vale la pena mirar. Se trata de un grupo de buenas fotografías con altos valores estéticos y ricas en contenido. No en vano Soria se ha hecho un lugar entre los importantes fotógrafos del país, tanto en paisaje como en foto reportaje antropológico. Su obra se destaca por su capacidad y manera de mirar, por contemplar y registrar la belleza de la naturaleza, intervenida por el hombre o no, y mirar los rostros de los ciudadanos y habitantes de este país y transmitir a través de las mismas su sentir, pensar y saber.

Advertisements