Image
Arbocromo, 1973, Óleo sobre tela, 80 x 80 cm.

Anteayer, falleció en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra la señora Beatriz Parada de Mendieta, conocida en los círculos artísticos como Beatriz Mendieta.

Había nacido en esa ciudad el año 1936 y ha fallecido planificando su retorno a La Paz, donde vivió durante las décadas de 1970 y 1980.

Su medio principal fue la pintura al óleo sobre lienzo, con pocas variantes distintas de este medio. Conocida como autodidacta, no realizó estudios formales de artes plásticas. Pasó sí cursos privados de pintura con el maestro Gil Imaná y especialmente con Alfredo La Placa, que influyó definitivamente en su lenguaje plástico.

Beatriz empezó a exponer su producción a partir de 1971, especialmente en La Paz, donde residió buena parte de su vida, y en otras ciudades del país y del exterior.

La temática de su pintura ha oscilado entre las naturalezas muertas sintetizadas, particularmente con temas de origen vegetal, y la construcción simbólica de elementos geométricos junto con formas naturales. Durante mucho tiempo trabajó con la manzana como tema de naturaleza muerta pero de valor simbólico, referido a la vida y al medio ambiente maltratado. Ejemplo de lo dicho son sus series ecológicas.

Image
Protesta ecológica, Serie manzanas, 1981, óleo sobre tela, 70 x 100 cm. Museo Nacional de Arte

En el aspecto de la ejecución técnica, la obra de Mendieta se caracterizó por un complicado proceso de aplicación de capas sucesivas de pintura sobre el lienzo; de veladuras y de superposiciones matéricas, cuyo resultado es de mucha calidad, con sutiles juegos tonales, transparencias y veladuras.

Sus composiciones y su manejo del espacio del lienzo han sido generalmente centrales, dando preeminencia al desarrollo temático y su valor de contenido y símbolo más que a los efectos y otros recursos pictóricos.

En el último tiempo la artista se vio obligada a dejar la pintura por problemas que el medio le causaba a su salud, especialmente a la vista (como ha sucedido a otros artistas como Herminio Forno y Yolanda Bastos de Aguirre).

Image
Manzanas, 1985.

Su producción y su gesta personal vinieron a reforzar la que por entonces fue una dinámica progresiva de toma de conciencia y de toma del medio artístico de artistas mujeres, que empezaron a definir y marcar presencia en el arte con lenguaje de género.

 

Referencias:

Querejazu, Pedro. Pintura boliviana del siglo XX. Ed. Banco Hipotecario Nacional – Jaca Book. Milán, 1989.

Querejazu, Pedro. Arte contemporáneo en Bolivia, 1970-2013. Crítica, ensayos, estudios. La Paz, 2013.

http://elias-blanco.blogspot.com/2012/02/beatriz-mendieta.html

 

Advertisements