Image
Portada del libro

Me ocupo aquí de este libro que, probablemente sin quererlo las autoras, se ha convertido en una obra de arte.

El libro fue presentado el pasado viernes, 7 de marzo, a horas 19.00, en el Patio de cristal del Museo Nacional de Arte. Simultáneamente se inauguró una exposición de una selección de las fotografías que figuran en el mismo. También se realizó un conversatorio sobre la arquitectura “alteña”, el martes 11, en el mismo Museo, entre las 18:30 y las 21:00, en el que participaron las autoras, el ingeniero autor de las edificaciones presentadas en el libro, además de profesionales y estudiantes de arquitectura.

Las características formales del libro son: formato vertical cerrado de 34 x 26 cm. Empastado de tapa suave de cartulina de 250 g. impresa por tira y retira. El interior tiene 160 páginas impresas en cuatro colores, en papel couché de 150 gr.

Las autoras del libro son: Elisabetta Andreoli y Ligia D’Andrea. La dirección de arte es de Ligia D’Andrea; la fotografía es en un 95% obra de Alfredo Zeballos; el diseño gráfico es de Salinas-Sánchez. La impresión del libro fue hecha por: Artes Gráficas Sagitario, en La Paz, en febrero de 2014.

Image
El “Illimani”, La Paz y El Alto, desde El Alto. (A. Zeballos).

En cuanto al contenido. La obra tiene 16 páginas de textos y 156 fotografías. Los textos empiezan con una presentación del Señor Édgar Patana, Alcalde de la ciudad de El Alto; de Édgar Arandia Quiroga, Director del Museo Nacional de Arte; de María Cristina Soto, Presidente de la Cámara de Industria, Comercio y Servicios de El Alto, y el texto principal, de Elisabetta Andreoli. El libro incluye un mapa e itinerario para aquellos que estén interesados en conocer la inusual arquitectura de Freddy Mamani Silvestre. El libro es bilingüe, con los textos en castellano e inglés. De las 156 fotografías, algunas de ellas están desarrolladas a doble página, especialmente algunas magníficas panorámicas, mientras que otras conforman mosaicos en las páginas.

Image
El Alto y el “Huayna Potosí”. (A. Zeballos).

El libro vale esencialmente por la calidad de su concepción estética, la calidad de los textos, pero especialmente por la gran cantidad y calidad de las imágenes. Gracias al diseño y a la concepción visual del libro, todas las imágenes cautivan por sí mismas, por su composición y calidad formal y conceptual. Las imágenes fueron realizadas entre enero y julio de 2013, la mayoría de las obras constructivas ya terminadas. Sin embargo hay numerosas fotografías, sumamente interesantes de los edificios en obra, a media ejecución de sus acabados.

La exposición está compuesta por 36 fotografías de diversos tamaños, una de ellas muy grande. Las fotografías son magníficas pero se pierden en los enormes muros blancos del llamado “Patio de cristal” del Museo Nacional de Arte.

En cuanto a la obra constructiva de Mamani presentada en el libro, cabe decir que llama la atención positivamente la enorme versatilidad de este profesional que en el breve lapso de su ejercicio ya ha ejecutado hasta 60 obras en la ciudad de El Alto. Por una parte la versatilidad en satisfacer la demanda de los clientes componentes de una clase mestiza emergente, económicamente poderosa, cuyos patrones estéticos y formales han sido definidos con varios calificativos como “Delirante arquitectura chola”, “Neo Barroca” “Neo Andina”, etc., todos los cuales son descriptivos, calificativos y atinados.

Image
Edificio , 2012. (A. Zeballos).

La obra de Mamani está enmarcada dentro de esos patrones estéticos; por un lado, responde a ellos y los manifiesta, y por otro, los condiciona y guía.

En términos constructivos, las obras recuerdan a las de los romanos. Materiales ordinarios y de uso corriente en la construcción, y acabados exteriores e interiores muy refinados, grandilocuentes y caracterizados por el lujo extremo y por el uso de colorido vibrante e intenso, tanto en interiores como en exteriores. Es en realidad un tipo de arquitectura muy aparente, pero al mismo tiempo casi efímera. Además, son multifuncionales, en la medida que son edificaciones de varios niveles, el de planta baja para uso comercial, primero y segundo niveles para áreas sociales como salones de eventos festivos, y en el nivel superior, viviendas de tipo chalet, que siguen los patrones de diseño y construcción de las de las zonas acomodadas de La Paz y otras ciudades, bolivianas y del exterior.

Con una arquitectura y un diseño totalmente eclécticos, dentro de la estética y pensamiento del postmodernismo, se inspira además en muy diversas fuentes. En lo conceptual en el neobarroco urbano, festivo y folklorizado, y en lo formal, atravesado por las imágenes accesibles a través del cine y de internet, de las mega-producciones de Hollywood, y de las miradas sobre los palacios mundialmente famosos como Topcapi, La Alhambra, el Alcázar de Sevilla, Versalles, Buckingham, etc., así como la obra de arquitectos de renombre como Bofill o los salones de juegos de la ciudad de Las Vegas, en Nevada.

En mi opinión, aunque muchos dicen que esta arquitectura es la definición de la identidad de los urbanista de El Alto, en realidad es exponente de los procesos de construcción de nuevas identidades de rango y categoría social emergente, con manifestaciones híbridas, aculturadas y oportunistas, enmarcadas dentro de las dinámicas de los cambios sociales que se experimentan hoy en el país. Demás está decir que los habitantes de la ciudad de El Alto son en su mayoría de ascendencia aymara y quechua, de origen cultural rural, emigrados y convertidos en el lapso de una generación en habitantes urbanos con vínculos en los rural.

Finalmente y volviendo a libro y su extraordinaria calidad, hay que decir que Ligia D´Andrea, ya produjo para La Fundación Simón I. Patiño, el magnífico libro titulado: Arquitecturas hoy en Bolivia. Prácticas y estéticas urbanas. La Paz, 2004. (Otra de formato vertical cerrado de 28 x 23 cm., 158 páginas, couché de 150 gr. Tapa suave con solapas de cartulina de 200 gr., impresa por tira. Incorpora escritos de 6 autores: Antonio Salinas Moreno, Ana María Suárez, Víctor Hugo Limpias Ortiz, Carlos Villagómez Paredes, Gastón Gallardo y Rebeca Jurado Vega). Ligia hizo también la curaduría de una exposición itinerante sobre el tema.

Finalmente, lo que el libro tema de esta reseña muestra es que en la ciudad de El Alto están sucediendo cosas mucho más interesantes que las que pasan en la ciudad de La Paz, cosas realizadas en varios ámbitos, con gran creatividad, recursividad e interés por su desarrollo tanto económico, como social y cultural.

La única objeción que tengo respecto de esta obra es que editorialmente se consideran más importantes las páginas derechas, impares; por eso el texto en castellano debió haber estado en ellas y el inglés en las de izquierda, las pares.

Image
Salón “Flor de Urkupiña”, 2012. (A. Zeballos).

Este libro sin duda alguna, es el mejor que se ha editado en todos los tiempos sobre la arquitectura en Bolivia; máxime si como aquí se trata de un libro monográfico sobre la obra de un ingeniero constructor.

Advertisements