MAC, Catálogo de obras, 2014
MAC, Catálogo de obras, 2014

El 28 de julio se presentó en la ciudad de Santa Cruz el libro Museo de Arte Contemporáneo. Catálogo de Obras, 2014.

El volumen tiene un formato cuadrado de 23 x 23 cm. y está impreso en papel couché de 150 gr, con empastado por emblocado en caliente con tapa suave de cartulina de 200 gr. impresa por tira y barnizada. El libro tiene un total de 186 páginas; las iniciales, como es norma, están dedicadas a los créditos y a una muy breve presentación de la obra por la dirección del Museo. De la 7 a la 135 presenta las obras de la colección del museo, ilustraciones en color de 129 obras. Después, de la página 137 a la 186 presenta breves reseñas biográficas de los artistas cuyas obras están en la colección del museo y que son reproducidas en las páginas precedentes. El diseño de la obra es austero y limpio.

Armando Jordán, La llevada de la Mamita de Cotoca, 1953, Santa Cruz
Armando Jordán, La llevada de la Mamita de Cotoca, 1953, Santa Cruz

El Museo de Arte Contemporáneo de Santa Cruz, se estableció en la década de 1980 por iniciativa de la entonces autónoma Casa de la Cultura “Raúl Otero Reiche” y Mariano Baptista Gumucio era Ministro de Educación y Cultura; él cedió el local de la Sucre esquina Potosí donde funcionaban tres escuelas con turnos de  mañana, tarde y noche. Fue larga la gestión para que las escuelas se mudaran a otros locales, para lo cual hubo que buscar terrenos, financiamiento previo a un buen proyecto arquitectónico, etc. Cuando finalmente se logró todo aquello recién se inauguró el Museo de Arte. Hay una placa de agradecimiento a Mariano en el portón de ingreso al Museo.

El edificio es una vieja y tradicional casona ubicada en la esquina de las calles Sucre y Potosí. La edificación es de una sola planta, con muros de adobe, galerías externas sostenidas por horcones de madera y está construida en torno a un patio central; tiene un segundo espacio abierto atrás que en su tiempo habría hecho las veces de huerta y corral. En intervenciones recientes de mejora y restauración se han encontrado restos de pintura mural decorativa en los muros de la galería principal y en algunas habitaciones; destacando de manera especial tres grandes pinturas con el Mapa de Bolivia, el Escudo Nacional de Bolivia, el Escudo de Santa Cruz, ubicados en la galería interior. Los espacios se han adecuado para exhibir obras de arte de diversa naturaleza.

El legado que la (autónoma) Casa de la Cultura le entrego al Municipio fue muy grande, incluyendo el Museo. El año 1994 la Alcaldía municipalizó tanto la casa de la cultura como el museo, a raíz de lo cual la gestión administrativa de ambas entidades entró en franca decadencia.[1]

[1]  Entrevista escrita con Marcelo Arauz Lavadenz. 2 de septiembre de 2014.

Durante los 23 años de actividad del museo se ha venido reuniendo un grupo de obras de arte de diverso género que hoy forman su colección permanente. Al principio el Museo funcionó como una galería en que se hacían exposiciones temporales, de forma paralela a las realizadas en la Galería de Arte de la Casa de la Cultura “Raúl Otero Reiche” ubicada en la plaza principal “24 de Septiembre”. En el Museo se siguen desarrollando y presentando eventos de arte contemporáneo, como los salones municipales, las bienales de artes plásticas y visuales y otros concursos. La demanda de esta actividad es tal que con frecuencia las colecciones permanentes se retiran para el desarrollo de los eventos artísticos.

Alfredo Müller S-A, La Virgen del Grigotá, 1999.
Alfredo Müller S-A, La Virgen del Grigotá, 1999.

Las colecciones del museo se han ido formando mediante la compra o donación de obras de los viejos artistas cruceños provenientes de colecciones particulares y también por la donación de la obra de artistas que han expuesto en sus instalaciones. Las obras también provienen de los “premios adquisición” de los diferentes concursos municipales de arte, notablemente las ya mencionadas Bienales Internacionales de Artes Plásticas y Visuales de Santa Cruz.

Por lo dicho, la colección muestra en general el arte realizado en Santa Cruz a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI. El catálogo muestra precisamente eso. En primera instancia están las obras adquiridas o donadas de los artistas activos en la ciudad desde el segundo tercio del siglo XX como Armando Jordán Alcázar, Julio Román Vaca. Incorpora también obra de los fundadores de la escuela cruceña de arte moderno nacionalizados y afincados en la ciudad: el español José María Payno y el húngaro Jorge Rózsa. La colección cuenta con algunas obras importantes de la genración llamada de las “vacas sagradas”, como Lorgio Vaca, Herminio Pedraza, y los más jóvenes Tito Kuramotto, Marcelo Callaú y Hébert Román. El grupo más numeroso de la colección está compuesto por obras producidas durante los 23 años de actividad del Museo, entre las que destacan las de Roberto Valcárcel, Roy Prinz, Valia Carvalho, Jorge Padilla, Alfredo Müller Suárez-Arana, Juan Bustillos, Keiko González, Ejti Stih, Ciro Paz, Sol Mateo, Vivianne Salinas, hasta los más jóvenes como Gabriela Zeballos.

Valia Carvalho, Will I ever be Mixx Universe? 1999.
Valia Carvalho, Will I ever be Mixx Universe? 1999.

Las obras han sido realizadas en las más diversas técnicas, desde las tradicionales como pintura al óleo, acuarela y otras técnicas, grabado y artes gráficas, escultura en madera, metal y cerámica, hasta las transdisciplinarias, arte objeto, ars póvera, arte efímero, instalaciones, videoarte, etc.

Jorge Padilla, El fetiche de oro, 1997.
Jorge Padilla, El fetiche de oro, 1997.

La gestión del Museo de Arte Contemporáneo ha pasado, desde su creación hasta el presente, por numerosas administraciones municipales y ha estado a cargo de varias direcciones. En todo caso, este catálogo corresponde a la última gestión y es el cierre de la misma. Silvia Rózsa Flores ha dirigido el museo durante muchos de los últimos años. Dentro de las grandes limitaciones de una administración municipal, ha contribuido a consolidar el papel del Museo en la ciudad y en la cultura y los imaginarios sociales de los cruceños. Ella ha sido la directora que ha producido este catálogo y lo ha entregado al cierre de su gestión.

Es un magnífico cierre de un fin de gestión anunciado. Ella ha decidido desarrollar otros proyectos y trabajar en otros ámbitos. Un saludo agradecido para ella, mujer cruceña lúcida, gentil, eficaz, valiente y fuerte. Éxito en sus nuevos emprendimientos.

El libro catálogo deberá estar en las bibliotecas públicas de la ciudad y el Departamento y en las de aquellos que se estiman conocedores e interesados en el arte cruceño y boliviano.

Alejandra Alarcón, Sirenas I y II, 2012.
Alejandra Alarcón, Sirenas I y II, 2012.
Advertisements