Se trata de una exposición conjunta de la obra reciente de Alex Zapata y de Adrián Zapata Rück en el Espacio de Arte y Galería “Blanco”, que se abrió al público el jueves 7 de mayo y estará hasta el 27.

Alex Zapata,
Alex Zapata, “Frida”, 2014.

Alex Zapata, es probablemente uno de los pintores más formidables activos hoy en Bolivia. En esta presenta tan poco y al mismo tanto como sólo siete pinturas, cinco de ellas de gran formato y dos de dimensiones medias.

Alex Zapata,
Alex Zapata, “Frida, Reina de Corazones rotos”, 2015.

Llaman la atención por su calidad plástica tanto un retrato elaborado de manera tanto sintética como expresionista de Frida Kahlo como la muy elaborada y preciosista representación de un naipe de baraja, de una dama o reina con el doble retrato de Frida titulada Frida, la Reina de Corazones rotos. Además presenta dos retratos enormes de Verónica Pérez, cantante paceña de jazz con la que Alex, también músico y miembro hoy del grupo “The badsongs”, ha compartido escenario.

Alex Zapata,
Alex Zapata, “Verónica Pérez, I”, 2015.

En el muro que está frente a la entrada de la galería, presenta un retrato de grandes dimensiones de Adrián, su hijo, realizado a lo largo de varios meses de manera discontinua, durante el 2014 y enero del 2015. En el muro contrapuesto, que el espectador mira como para salir de la galería, Alex presenta una pieza de gran formato que representa un retrato de Nicole, bailarina canadiense de 21 años, a la que ya había retratado cuando siendo niña vivía con sus padres en La Paz. La muestra como una bailarina de ballet contemporáneo en pleno salto, gimnástico y dancístico, dinámico y al mismo tiempo ingrávito y estático, salto que es también de espacio y tiempo, hacia la suspensión intemporal, en medio de la infinitud del salar de Uyuni, donde el tiempo no transcurre, és, o pareciera no existir. La obra ha sido creada sin modelo, construida en la mente de artista y plasmada en el lienzo de manera magistral.

Alex Zapata,
Alex Zapata, “Nicole”, 2015.

La séptima obra de la exposición es una pintura abstracta, Sin título, que es una continuación de la serie de obras de estas características que Alex ha venido trabajando a lo largo del tiempo, particularmente en la exposición “Vestigios de la memoria” en diciembre de 2009.

Alex Zapata,
Alex Zapata, “Sin título, Abstracto”, 2015.

Alex Zapata inició su actividad en La Paz en 1993, hace 22 años. Es un eximio dibujante y un maestro preciosista del lenguaje pictórico. Desarrolla su arte dentro de la estética de la figuración realista “clásica”, con una rara excelencia en el manejo del oficio, en el que se pueden establecer paralelos formales con la obra de aquellos artistas del bajo Renacimiento y del Barroco temprano. El artista usa de la perspectiva lineal o euclidiana para representar el espacio en la bidimensionalidad del soporte, trabajando en pos de la tridimensionalidad con sugerencias ópticas del tipo “trompe l’oeil” o con base en los escorzos acentuados. La preocupación de Zapata por la figura humana recuerda aquella de los artistas griegos del Helenismo y la de los italianos del Manierismo.[1]

Con técnica compleja y sofisticada, el artista presenta además de los retratos de personajes reales, un tratamiento de los mismos con base en memorias de ensoñaciones, obsesiones y experiencias vitales que les aportan gran originalidad y contemporaneidad.[2] Los cuerpos y rostros son para el artista puntos de partida para escudriñar los múltiples recovecos del ser humano, en lo más profundo de sus entrañas, que apenas se vislumbran en la apariencia externa en medio de la aparente cotidianeidad. En sus obras explicita los cuestionamiento sobre el sentido de la vida, sobre la necesidad del otro para definirse el uno, para autodefinirse; cada ser en función de un contexto que pareciera no existir.

Alex Zapata,
Alex Zapata, “Verónica Pérez, II”, 2015.

Encuentro que la producción de Alex, particularmente la aquí comentada, es fascinante y estupenda por el gran conocimiento que tiene de la técnica con la que resuelve los problemas tan eficazmente que la hacen parecer de ejecución fácil. Es fascinante porque dentro de la figuración evidente incluye elementos subjetivos tanto del personaje retratado como de sus propias preocupaciones, logrando construcciones temáticas y formales únicas, contemporáneas, que tienen parentesco con el arte simbolista.

Alex Zapata,
Alex Zapata, “Adrián”, 2014-2015.

Por eso creo que las obras de esta exposición muestran un gran salto cualitativo en la producción del artista, salto a la excelencia del más alto nivel internacional. Sus pinturas me recuerdan por la calidad a las de Cecilio Guzmán de Rojas recién llegado de Madrid, en 1929, a los retratos de Juan Rimça realizados en Sucre entre 1937 y 1940, o las de Teófilo Loaiza. Por otra parte, sin que Alex pretenda llegar hacer fotorrealismo, encuentro que sus obras son comparables a las del mexicano Santiago Carbonell o el chileno Claudio Bravo, así como el dramatismo de sus representaciones me recuerda la obra del colombiano Luis Caballero.

Adrián Zapata Rück ha venido aprendiendo el oficio pictórico junto a su padre, desde muy niño. Hoy cuenta con dieciocho años y en esta exposición demuestra que evidentemente tiene talento. El precedente anterior, es que Adrián que participó, en septiembre de 2014, en una exposición colectiva de alumnos de arte del Colegio Saint Andrew’s, del que se graduó en noviembre. Fue una exposición relámpago de tan sólo dos días, en la que Adrián presentó ocho obras.[3] La de ahora es su primera exposición individual, simultánea a la de su padre.

Adrián Zapata Rück, "Autorretrato I", 2014.
Adrián Zapata Rück, “Autorretrato I”, 2014.

En esta oportunidad Adrián presenta trece pinturas, siete en la sala pequeña de la planta principal y otras seis en la salita alta de la Galería. Las pinturas son pequeñas y medianas en general. Muestra algunas naturalezas muertas como Libros y arlequín, aunque la mayoría son retratos basados en fotografías como Ciclos, Sorrow o Miradas, además el par: Autorretrato I y Autorretrato II hechos en directo, y un Torso masculino.

Adrián Zapata Rück, "Autorretrato III", 2014.
Adrián Zapata Rück, “Autorretrato III”, 2014.

Son pinturas muy bien realizadas, con un nivel de ejecución tal que no se encuentra en los egresados de la Carrera de Artes de la UMSA ni en los de la Academia Nacional de Bellas Artes. Adrián tiene un estilo desenfadado y ágil, en el que se aprecia el ritmo gestual en las pinceladas. Por otra parte muestra una sorprendente capacidad para el retrato, para captar la idiosincrasia de la persona retratada.

Adrián Zapata Rück, "Emotional saturation", 2014.
Adrián Zapata Rück, “Emotional saturation”, 2014.

Acaso él único paralelo sea una tanda de egresados de la Escuela Municipal de Artes de El Alto, entre los que están Rosmery Mamani V., Mónica Rina Mamani y Ada Donato. Si este es el punto de partida de Adrián, ¿dónde podrá llegar? Porque recién empezará una educación formal en arte en los próximos meses.

Adrián Zapata Rück,
Adrián Zapata Rück, “Ciclos”, 2015.

Por todo lo expuesto es una exposición que vale la pena ver, altamente recomendable por la calidad de las obras. Ojalá los ejecutivos de la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos, ABAP, y sus filiales departamentales, que controlan varios de los premios municipales de arte, así como los gestores municipales de los concursos, los que convocan a concursos nacionales de pintura como Pebeo – Miyuki y la Fundación Ívar Méndez, vieran esta exposición para tener un referente de lo que es pintura de alta calidad y también creación artística del más alto nivel.

ZapataR,Ad,2015,Miradas,53x32cm,
Adrián Zapata Rück, “Miradas”, 2015.

[1]  Extractos del texto del autor publicado en el Catálogo de la Segunda Bienal del MERCOSUR, en Porto Alegre, Río Grande do Sul, Brasil, el año 1999. Ver también: Pedro Querejazu. Arte contemporáneo en Bolivia, 1970-2013. Crítica, ensayos y estudios. La Paz, 2013.

[2]  Ver: Texto de presentación de la exposición Vestigios de la memoria. Espacio de Arte NoTa. La Paz, diciembre de 2009.

[3]  Ver el artículo en este mismo blog, el post 31 titulado: “Colegiales y futuros artistas. Una exposición relámpago”, publicado el 8 de octubre de 2014; https://pedroquerejazu.wordpress.com/2014/10/

Advertisements