Con ese título se inauguró una exhibición en el Espacio de exposiciones de la Fundación Simón I. Patiño en La Paz, el pasado jueves 22 de septiembre, que estará abierta al público hasta el 21 de noviembre.

Invitación
Invitación

Es una estupenda exposición que muestra una parte de la historia de la fotografía en el país, particularmente Oruro, con base en originales, tanto en imágenes como en equipo, pues se muestran al menos 170 fotografías originales, placas, 12 cámaras, 3 visores y otras piezas de equipo.

Vista parcial de la sala de exposición.
Vista parcial de la sala de exposición.

La muestra tiene una clara connotación pedagógica. La curaduría de la exposición ha estado a cargo de Adriana Vargas Soliz, especializada en antropología visual andina, que ya había producido para la FUSIP una exposición de tarjetas de visita el año 2005. Para tal efecto se han dispuesto de siete carteles que tienen explicaciones claras y breves sobre el tema, con los siguientes títulos:

  • “Fotografía y fotógrafos, 1860-1930. Oruro: Archivo Josermo Murillo Vacareza”, (escrito por Michela Pentimalli).
  • El Archivo Josermo Murillo Vacarreza, (Fabrizio Cazorla).
  • Breve historia de las cámaras fotográficas:
    • Primera parte.
    • Segunda parte.
  • El estereoscopio, historia breve.
  • Principales procesos fotográficos. (escritos por Vassil Anastasov).
  • Formatos fotográficos: los retratos tarjeta. (Adriana Vargas).

La exposición presenta los equipos y las fotografías originales montados tanto en marcos especiales en las paredes, como en vitrinas, salvo los visores que tienen soportes verticales para el fácil visionado de las imágenes por los espectadores, y dos cámaras grandes montadas sobre sus trípodes.

Sala de exposición.
Sala de exposición.

Parte de la exposición son tres cámaras fotográficas de cajón, hechas de madera, con cuerpo de fuelle, para negativos de placa de vidrio, montadas sobre sendos trípodes. Una de formato 38 x 28 cm; otra de 18 x 24 cm. con objetivo Voigtlander& Sohn, Braunssschewig Collinear 1/1-6,3, de hacia 1890; y la tercera de placas 12 x 18 cm, Rectigraph, con diafragma de rueda.

Dos visores estereoscópicos de transparencia (con placas instaladas para que el público pueda apreciar el sistema), y un visor Holmes para imágenes opacas, con una imagen montada para ser vista por los espectadores; adicionalmente, en una vitrina anexa se muestran 34 pares de fotos estereoscópicas sobre papel, la mitad de ellas sobre lugares del exterior y las restantes hechas en Bolivia que muestran lugares como: Oruro, diversos lugares de la ciudad de La Paz, el lago Titicaca y Tiahuanaco. Una pequeña vitrina anexa muestra dos ferrotipos de hacia 1870.

Estudiantes del Colegio Bolívar, Oruro, c.1925. Fotografía de Carlos Portillo.
Estudiantes del Colegio Bolívar, Oruro, c.1925. Fotografía de Carlos Portillo.

En los muros, en una primera vitrina se exhiben 6 fotos que muestran los distintos formatos, desde el mignon, la tarjeta de visita hasta el boudoir. Una segunda vitrina muestra dos raros ferrotipos. Una tercera muestra los sellos de los fotógrafos impresos en los reversos de las tarjetas de distintas dimensiones. En una vitrina próxima se muestran 21 tarjetas de visita realizadas por estudios conocidos como: Rodrigo y Cía; Sterling, Natalio Bernal, Ricardo Villaalba, (entre las que encontré el retrato de mi bisabuelo Canuto Querejazu Gómez); dos tarjetas de visita dedicadas a doña Adriana Sotomayor, y dos álbumes para tarjetas de visita (uno cerrado, y otro abierto, vacío).

Una vitrina central contiene seis cajas de placas-negativo de gelatina-bromuro con soporte de vidrio, de 44 x 107 y 55 x 125 mm., de las marcas Bauff, Guilleminot, Goerz Tenax, Agfa, Lumière & Ses Fils, y dos placas de The Imperial Dry Plate, de 18 x 24 cm, expuestas sobre cajas iluminadas que permiten ver sendas imágenes en negativo.

Una vitrina con retratos de Manuel Murillo Dorado, 1854-1910, (Bisabuelo de Josermo Murillo), entre las que destacan algunos hechos por B. Zegada, Valdez Hnos. y Víctor M. Bustillos, de 1893.

Sala de exposición.
Sala de exposición.

Una siguiente vitrina de muro muestra 12 tarjetas de visita con fotografías realizadas por: Villroy L. Richardson; C. Rodrigo y Cía; J. Gironzini R.C. y Valdez Hnos. Hay otra contigua que muestra 14 fotos tamaño gabinete, y una siguiente que muestra 13 tarjetas boudoir, seis de ellas montadas sobre passepartout. También una vitrina que muestras los reversos y anversos de tarjetas dedicadas a don Manuel Murillo Dorado, una de ellas realizada por F. Palmero y otra por Lassen Hnos. Una siguiente vitrina muestra 5 tarjetas de visita y fotos de tamaño gabinete, provenientes de la Colección Demetrio Miranda y Hermanos.

Valdez Hermanos. Reverso de su tarjeta Cabinet.
Valdez Hermanos. Reverso de su tarjeta Cabinet.

Siguiendo la muestra se encuentra otra vitrina que muestra antiguas cámaras fotográficas de cajón y una plegable, de fuelle, para película de rollo 127 o 120: y a su lado un panel con 4 hojas de revistas impresas, de los años 1930, con publicidad de cámaras Kodak.

Virginia de Revollo Franco. Fotografía de Manuel Florentino Olivares, c.1898.
Virginia de Revollo Franco. Fotografía de Manuel Florentino Olivares, c.1898.

Hay una sección de la exposición dedicada a los fotógrafos nativos y los activos en la ciudad de Oruro: Entre los nativos hay imágenes hechas por: Juan Poli Murillo y Hno. (9); Nemecio García (4); Hermanos Morán (2); Hermanos Martínez (1); Enrique Jordán (1) y Carlos Portillo (12 ampliaciones, 9 postales de Oruro y 1 álbum con fotografías). Dentro de ese grupo es interesante la serie de fotografías que un jefe de familia (Demetrio Miranda) residente en la ciudad, que se hizo retratar repetidamente por todos y cada uno de los fotógrafos activos en Oruro, lo que corrobora una afirmación que hiciera tiempo atrás en una publicación, que fue duramente cuestionada como inexacta. Otra sección muestra sendas fotografías hechas por: Rodolfo Book, Francisco Parrado, C. Valdez e Hijo, Vásquez Hnos., y Manuel Florentino Olivares.

Son muchas las fotografías anónimas y también numerosas las fotografías de autores identificados, ya sea como estudios individuales o estudios familiares en algunos casos, entre los cuales están fotógrafos muy destacados y reconocidos.

Retrato de dos hermanas, 1898, Fotografía de J. P. Murillo y H.
Retrato de dos hermanas, 1898, Fotografía de J. P. Murillo y H.

En el evento inaugural de la exposición también se presentó el número 32 de la Revista Historias de Oruro, correspondiente a septiembre del año en curso, que está dedicado exclusivamente al tema de la exposición y a la colección de Josermo Murillo Vacareza. La revista tiene los siguientes textos:

  • “Presentación”, (Maurice Cazorla Murillo, p. 3).
  • Exposición: “Fotografía y fotógrafos, 1860-1930. Oruro: Archivo Josermo Murillo Vacareza”, (Michela Pentimalli, pp. 4-6).
  • “Breve historia de las cámaras fotográficas hasta 1930”, (Vassil Anastasov, pp. 9-15).
  • “Fotógrafos en la ciudad de Oruro, 1880-1899”, (Gervacia Santusa Marca, pp. 16-23).
  • “Fotógrafos de Oruro a fines del siglo XIX”, (Fabrizio Cazorla, pp. 25-31).
  • “El Archivo de Josermo Murillo Vacareza”.
  • “La moda del retrato tarjeta. Formatos fotográficos usados en la segunda mitad del siglo XIX. [Archivo Josermo Murillo Vacareza]”, (Miriam Vargas S., pp. 32-38).

La revista tiene 51 ilustraciones en su interior. La mayoría de ellas reproduce originales que están en la exposición, algunos avisos periodísticos y piezas de equipo fotográfico. Aunque se trate de una revista de divulgación, dado el carácter especial de este número dedicado a la fotografía histórica en Oruro, es de lamentar la ausencia de bibliografía y de referencias documentales.

Revista "Historias de Oruro", No 32.
Revista “Historias de Oruro”, No 32.

Tanto la exposición como el número especial de la revista que la acompaña a modo de catálogo, son estupendos por su calidad y su finalidad didáctica y pedagógica que cumplen a la perfección. Llama la atención el buen planteamiento y montaje curatorial y el diseño museográfico.

A diferencia de lo que sucediera algo más de un año atrás, en que se presentó el libro y la exposición titulados: Fotografías para la historia. Simón I. Patiño: estaño y vida cotidiana, 1900-1930, la peculiaridad en esta oportunidad, es la posibilidad de apreciar piezas originales de diverso tipo, tamaño, técnica y factura fotográfica de gran calidad.

Advertisements